12 razones por las que se mueren tus gambas

Existen muchas razones por la que se pueden morir nuestras gambas. El conocer estas razones nos ayudara a la buena salud de estas e incluso a que nuestra colonia de gambitas aumente de numero. Las 12 razones por las que se mueren nuestras gambas, son las siguientes:

1. Hemos aclimatado mal las gambas al traerlas a casa: Cuando compramos gambas y las traemos a casa, nos morimos de ganas por meterlas dentro de nuestro acuario. Pero nuestros nuevos habitantes necesitan un periodo de aclimatación. Hay dos métodos; el más sencillo es meter la bolsa en las que las traemos a casa, en el acuario y dejar durante un par de horas que la temperatura del agua de la bolsa se equilibre con la del acuario. Otro método un poco mas completo es echar el agua de la bolsa en un Tupper, he ir añadiendo poco a poco agua del acuario. Con ello además de la temperatura, la aclimatarnos también para la química del agua. Lo haremos por goteo o con un vaso, lo importante es que sea poco a poco.

2. Nos han podido vender las gambas enfermas o estresadas: Nos daremos cuenta por que tendrán un color pálido (casi descoloridas). Si nos damos cuenta de ello en la tienda, reusar comprarlas; ya que pueden estar enfermas o no las han aclimatado bien y están estresadas. El viaje a vuestra casa puede ser fatal para ellas. Si por lo contrario en la tienda las visteis bien y al llegar a casa notáis que están pálidas, tratar de aclimatarlas como comentábamos en el punto 1 y hacer que estén agusto en el acuario (parámetros y temperatura correctos, sin peces que puedas molestarlas,…)

3. El agua que echamos en el acuario tiene cloro: Para evitar esto debemos dejar reposar el agua durante 24 horas, antes de echarla en el acuario. Con ello conseguiremos que desaparezca el cloro y otros productos químicos que tenga el agua del grifo  O bien podemos echar agua mineral de la que compramos en los supermercado.

4. Diferencia de temperatura en los cambios del agua: Cuando hacemos cambios de agua,  el agua que echamos esta o muy caliente o muy fría. Las gambas son muy sensibles a los cambios de temperatura, por lo que debemos tener especial cuidado con ello. Si hemos dejado reposar el agua entró de casa, como indicamos en el punto 3, el agua tendrá temperatura ambiente (entre 20º y 25º) y no tendremos problema al respecto.

5. Cambios de agua demasiado grandes o bruscos: Nuestras gambas prefieren aguas tranquilas, por lo cual son sensibles a las corrientes de agua. No debemos echar el agua de una garrafa directamente. Tampoco debemos hacer cambios de agua muy grandes, ya que podemos variar la composición o temperatura del agua y esto sería fatal para nuestras amigas. Lo recomendable es no cambiar más de un 25% del agua.

6. No realizamos un mantenimiento correcto: Por lo menos una vez al mes debemos limpiar el filtro y el material filtrante del acuario. Con ello conseguiremos que fluya bien el agua. Lo aconsejable es que por lo menos el material filtrante (esponja, carbón activo,…) se limpien con agua del acuario. Si las mangueras o el material filtrante está muy sucios debemos sustituirlos por unos nuevos.

7. El agua tiene altos niveles de metales: Las gambas son especialmente sensibles a los altos niveles de metal en el agua, sobre todo al cobre. Muchos medicamentos para los peces y abonos para las plantas tienen cobre que matarían a nuestras gambas. Cuando tengamos que medicar a algún pez enfermo debemos hacerlo en un acuario enfermería. En cuanto a lo de abonar las plantas, en el mercado venden abonos que no contiene cobre ni otros metales; estos son los mas aconsejables para conservar a nuestras gambas.

8. Las alimentamos en exceso: El alimentar en exceso a nuestras gambas hará que sobre comida y esta se descomponga. Al descomponerse contamina el agua y hará que suban los nitritos, lo cual puede ser muy perjudicial. Debemos alimentar lo justo que se puedan comer  y solo cada 2 o 3 días.

9. EL Ph del agua está demasiado alto o bajo: El llevar una rutina en la alimentación y mantenimiento del acuario ayudará a mantener el Ph del acuario equilibrado. Alimentar a la misma hora y la misma cantidad, limpiar el material filtrante y realizar los cambios de agua con la misma frecuencia, usar siempre el mismo tipo de agua,…

10. Dureza del agua:  Comprueba que todos los parámetros están correctos y que ningún elemento decorativo, como las piedras calcáreas (rocalla) están alterando los parámetros. Una dureza del agua demasiado elevada puede provocar las muerte de nuestros ejemplares.

11. El CO2: Si tenemos acuarios plantados y hacemos uso del CO2, debemos tener cuidado ya que en cantidades excesivas podemos asfixiar a las gambas.

12. Los ambientadores, desodorantes e insecticidas: Si pulverizamos ambientadores, desodorantes o insecticidas en la misma habitación donde tenemos el acuario, las partículas en suspensión pueden caer en el agua y contaminarla. Debemos evitar  a toda costa usarlos en la misma habitación.

Espero que estos motivos y consejos ayuden a que tus gambas tengan una larga vida a tu lado.

3 Respuestas

  1. omar dice:

    que buena explicación me encantan estos bichos suerte

  2. Ivan dice:

    Las gambas de agua «dulce»no necesitan aclimatación las de agua salada si y te aseguro que si echas con un vaso agua en la bolsa en la que las traes las matarás al instante.lo importante es el cambio de pH y salinidad sea muy lento un cambio brusco por leve que sea las mata al momento.las neocardinas como las red cherry de la foto no necesitan aclimatación es más para tratar ciertos parásitos se las mete en agua salada unos minutos y luego se devuelven a la dulce.impensable con gambas marinas.

Responder a Juan Jose Ponce Pereira Cancelar respuesta